Jouko J. Rissanen es un empresario estadounidense que resolvió cancelar una inversión de U$S 3 millones de dólares en Uruguay, molesto por el trato recibido por funcionarios de la Intendencia de Canelones.

El empresario se encontraba en Uruguay recorriendo las inversiones que ya tiene en Punta del Este y tenía programadas reuniones en Montevideo con el fin de invertir en la compra de un Hotel de Ciudad Vieja por U$S 2 millones y en la compra de un predio en Villa Biarritz por una suma cercana al millón de dólares para construir un edificio de gran altura, además de otras inversiones nuevas que tenía pensado hacer en Punta del Este.

El empresario junto con su amigo se dirigían al Aeropuerto de Carrasco para viajar a Chile a una competencia de rally, cuando se dirigían en su camino se dieron cuenta de haber equivocado el camino y consultan a 3 inspectores que se encontraban en la zona la mejor forma de llegar a destino, lejos de darle información a los turistas inversores los agentes le colocaron una multa.

Cuando el empresario llega al aeropuerto a devolver el auto de alquiler con el que se estaban manejando recibe la noticia que tenía una multa para pagar en ese momento de U$S 375 dólares.

El empresario dijo a la fuente de la información, “Te puedes imaginar por qué cancelé nuestro contrato para invertir cerca de tres millones y medio de dólares en un proyecto de real estate en la ciudad vieja de Montevideo. No tengo nada que hacer con esta clase de comitiva de bienvenida y con esta falta de juicio

Bueno así estamos, queremos atraer las inversiones y por tratarlas mal estamos dejando ir el dinero, de esa forma no creo que nos vaya bien, vayan restando, más de U$S 3.000.000 menos de inversiones en Uruguay.

Fuente: ElPais.com.uy

Se nos va la inversión por maltrato
Votar post